Bodas,  Editoriales

O NOSO CAMIÑO

“O noso camiño” es una editorial cargada de simbolismo y guiños a nuestra tierra gallega y su cultura.

Porque cuando a alguien le preguntan por Galicia, lo primero que le viene a la mente es tradición, lendas, meigas, feitizos, orballo, rodeados de un verde infinito que invade su alma y la carga de mucha morriña.

Este año, es año Santo, Xacobeo. Para todos aquellos que no estén familiarizados con este término os explico en que consiste y de dónde procede. El Año Santo Xacobeo, también conocido como Año Santo Compostelano o simplemente Xacobeo, es una celebración católica que tiene lugar en la ciudad española de Santiago de Compostela, en Galicia. Se celebra los años en que el 25 de julio, festividad de Santiago Apóstol, cae en domingo. El camino de Santiago son un conjunto de rutas de peregrinación cristiana de origen medieval que se dirigen a la tumba de Santiago Apóstol.

Con este telón de fondo, los profesionales que hoy os muestro en este post, decidieron crear “O noso camiño”, un editorial nupcial inspirado en el Camino de Santiago, al que peregrinan miles de personas de diferentes lugares del mundo todos los años.

 

“O noso camiño”, bien puede ser, el inicio de ese peregrinaje, como puede ser, el inicio de una nueva etapa en la vida de una pareja. Un camino que está cargado de muchos momentos, a veces felices, a veces duros, de aprendizaje, de constancia, de superación y de satisfacción.

 

En este caso, situamos o noso camiño en un tramo de la ruta denominada Camiño Francés. Concretamente en un desvío al que llamaron Camiño de Inverno, que utilizaban los peregrinos para evitar las nieves tan duras de O Cebreiro. Este tramo se desvía pasando entre las provincias de Lugo y Ourense, en plena Ribeira Sacra. Un paraíso otoñal repleto de viñedos que parece sacado de un cuento.

 

Bien, ya tenemos unha tradición, unha lenda, un verde infinito, solo nos falta o feitizo. Y que mejor feitizo que el del amor.

Una pareja emprende El Camino de Santiago para vivir una experiencia única. La experiencia del camino es difícil de explicar con palabras si no la has vivido antes. El camino te hace reflexionar sobre la vida, reconectar con la naturaleza, te ayuda a conocer en profundidad tu ser.

En las etapas más duras aprendes a no rendirte, tener paciencia y perseverar. Y en las noches agradeces a tus pies que te hayan conseguido llevar tan lejos aún sin fuerzas.

En las etapas fáciles puedes disfrutar de los pequeños placeres de la vida, como pueden ser una brisilla en la cara, el sonido del viento en las hojas, un rayo de sol, la compañía de los animales que encuentras durante el camino, la amabilidad de otros peregrinos que están viviendo la misma experiencia que tú.

Que similar a la vida, que cercano al camino que emprende una pareja.
Esta pareja que emprende el camino, viven una experiencia juntos que los enriquece y une sabiendo que podrán afrontar cualquier cosa que les depare la vida.

Y es durante el camino, cuando Mauro decide sorprender a Clara, pidiéndole matrimonio en Quinta Sacra.

Quinta Sacra, es un lugar a la orilla del río Miño, en plena Ribeira Sacra, rodeado de viñedos, que en esa época del año se tiñen de mil tonos diferentes de marrón, mostaza y verde. La pedida de mano se
realizó mientras desayunaban en el embarcadero del que dispone Quinta Sacra.

Aquí empieza nuestra aventura, crear una boda en mitad del Camino de Santiago.

 

 

Mientras ellos continúan el camino por los senderos con su letrero de madera, en el que se puede leer, “Camiño xuntos”, realizado por Una casa en el árbol, Dous camiños, organizadora de boda, se desvía en la ruta hasta un mirador llamado “Miradoiro da lampa” que pertenece a la Asociación de montes comunales de Moura, para organizar y hacer todo el montaje de la ceremonia y el banquete.

Se trata de una boda íntima dónde se acercará la familia más allegada para poder hacer una celebración muy riquiña, llena de esencia gallega.

Gracias a Entre Decorados por su mobiliario, pudieron hacer todo el montaje de la ceremonia, zona de baile y banquete.

Como menaje, utilizaron unos bajo platos rústicos de madera y cubertería de estilo vintage, acompañados de copas de cristal, de En 2detalles, además decoraban la mesa unas tazas con palabras gallegas de Vaidhe, como detalle para los invitados.

Sobre la mesa nupcial colocaron una estructura de la que colgaban cestas antiguas, mucho verde y bombillas vintage de JBX, que también colgó lámparas en la zona de baile y preciosas bombillas en las estructuras de madera del banquete, para dar un ambiente más cálido y para recordar las típicas verbenas de los pueblos gallegos.

Para el banquete, aprovecharon las mesas que había de merendero en el mirador, para no interferir ni dañar el espacio natural en el que nos encontrábamos, siempre fiel a la filosofía de eventos de Dous camiños, y
decoraron con unas estructuras de madera de dónde colgaban adornos florales muy enxebres hechos por 1Beso y 1Flor, propios de la temporada de otoño, que fue cuando se realizó la boda.

1Beso y 1Flor también hizo toda la decoración floral de la ceremonia, usando ramas de carballo para la estructura triangular dónde se situaban Clara y Mauro de Boavista, la corona que se utilizó para el ritual de la
ceremonia, ramo de flores de Clara con lazos teñidos artesanalmente de Warm and Wild y la decoración floral de la zona de baile.

El ritual de la ceremonia que ofició María de Dous camiños, consistía en colgar de una corona de flor otoñal, los valores (como por ejemplo, respeto, honestidad, etc), que los novios quieren aportar al matrimonio.
El diseño de los valores que se utilizaron durante la ceremonia, así como la invitación de la boda, sitting, seating plan y números de mesa fueron diseñados e ilustrados artesanalmente en papel de algodón por Dous camiños.

En la zona de baile, decorada con lámparas, con cajas de vino que nos recuerda a la localización donde estamos, en plena Ribeira Sacra rodeados de viñedos, alfombras, flores, situamos el seating plan y la tarta
nupcial hecha por Lydia García Repostería, en base de bizcocho de chocolate con una capa superior de chocolate crujiente y recubriendo el exterior de peras teñidas.

Clara llevó un vestido de Sara Lage, lucía pendientes y colgante de Boa Peza, de su colección “Mi camino”,inspirada también en el camino de Santiago, al igual que las alianzas en las que estaban grabadas huellas de
las botas de los peregrinos, de este mismo artesano y tocado de Charo López Atelier.

Por otro lado, Mauro vestía traje y chaleco de Iván Cross. Bioco fue la encargada del maquillaje y la peluquería.

Para finalizar, destacar los encargados de inmortalizar la experiencia “O noso camiño”, que son, en fotografía, Lara Onac y en vídeo, Alejo Videógrafo. Ellos son los encargados de captar la magia para poder conservar un recuerdo precioso para toda la vida.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *