LA BODA HEARTMADE DE RAQUEL Y XOSE

La boda de Raquel y Xose fue una auténtica boda heartmade, pensada desde el corazón de los novios y llena de emociones para todos los invitados.

Raquel y Xose se casaron la soleada tarde del 16 de agosto de 2019 en Ourense, en el Pazo San Damián, una notable pieza del patrimonio gallego del que se enamoraron en su primera visita.

Se trata de un Pazo de finales del siglo XVI, con inmensos jardines y multitud de patios interiores. Además, Raquel y Xose buscaban un espacio donde poder celebrar su ceremonia religiosa al aire libre, y este Pazo se lo permitía.

Raquel, en los preparativos previos al enlace, que ya se celebraron en el propio Pazo,estuvo acompañada de su madre, su abuela y sus dos mejores amigas, Lucía y Paula. Lució dos preciosos vestidos, ambos hechos por Franco Quintáns para Bride to Be, con zapatos de Lodi.

Moisés Freire fue el encargado de peinar y maquillar a la novia. Como anécdota, os contaré que ¡cambiaron de estilo de peinado el propio día de la boda! Al contrario que en la prueba, en la que habían decidido un recogido, finalmente, Raquel acabó luciendo una de las coletas de Moi.

Las alianzas las hicieron con Alberto Taboada, un famoso orfebre gallego que permite a las parejas participar de la creación de sus piezas en el taller artesanal que tiene en Ourense.

La ceremonia, que celebraron en un patio interior al aire libre, fue muy emotiva y cercana, donde no faltaron las lágrimas por parte de la mayoría de sus invitados.

Raquel sorprendió, especialmente a sus padres, abuelos y a su ya marido, con un bonito discurso. También los novios fueron sorprendidos por parte de sus amigos, que se atrevieron a dar unas emotivas palabras.

La ceremonia estuvo amenizada por el Grupo Insieme, con una cantante y una pianista.

Al terminar la ceremonia, los invitados se dirigieron a otro de los patios interiores de los que dispone el Pazo y la pareja salió a uno de sus balcones, desde donde lanzaron unos globos blancos al cielo, para de forma simbólica, hacer presentes a los que ya no están.

Raquel y Xose entraron al cóctel al ritmo de una versión muy animada de “Tengo el corazón contento”, de Marisol. Este se realizó en los jardines y estuvo animado por el grupo Los Mecánicos, que con canciones de los 60 a los 90, conocidas por todos, hicieron que los invitados no dejasen de disfrutar ni un momento.

El novio sorprendió a uno de sus amigos animándole a cantar desde el escenario una canción muy especial para ambos, y a partir de ahí todo el mundo se animó a cantar y bailar, tanto, que fue difícil conseguir que entrasen al salón para la cena.

Como detalles decorativos, contaron un señalizador con las distintas ciudades de donde venían los invitados al lado de un chester, una lamina de huellas y un cuadro para rellenarlo con corazones en los que los invitados escribían sus dedicatorias. Además, las cervezas de Estrella Galicia tenían una etiqueta personalizada.

Toda la papelería utilizada seguía una misma línea, con un ramillete verde y los invitados se encontraron con un marcasitios con una tarjeta personalizada de agradecimiento y a su lado una bengala con una frase de Ghandi.

De la decoración se encargó Mikiki Events junto con la floristería Brioenflor, el salón lo decoraron alterando ramos altos y bajos y poniendo verde en vertical sobre las paredes. La mantelería y cristalería fue alquilada.

En el exterior del salón colocaron un photocall con otro sofá y un arco por detrás. Al lado, dejaron sobre una mesa una cámara instantánea y un álbum para que los invitados pegasen sus recuerdos.

La pedida de mano fue en Ibiza y es que el mar tiene un significado especial para la pareja, por lo que quisieron hacer un guiño preparando un seating plan con velas en las que cada mesa era el nombre de una isla.

About the author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.